633 68 84 24 [email protected]

Reparar caja de cambios del coche

reparar-caja-de-cambios

En el artículo de hoy en el blog os vamos a explicar qué es la caja de cambios, su función, funcionamiento, importancia y las averías más comunes que los talleres suelen reparar en los coches, como consecuencia de averías en las cajas de cambios. Y recuerda que si lo que necesitas es reparar la caja de cambios en el Taller de coches Madrid Automovilesyepes.es, son auténticos especialistas en la solución de este tipo de averías.

Función e importancia

La caja de cambios, gearbox en inglés o caja de velocidades, es un componente imprescindible del sistema de transmisión del coche. Su función es hacer de intermediaria entre el cigüeñal y las ruedas de manera que éstas obtengan siempre el par motor necesario para desplazar el vehículo subiendo y bajando la cantidad de revoluciones con objeto de sacarle el mayor partido posible al motor de nuestro vehículo.

Si el motor tuviera que transmitir de manera directa el giro a las ruedas, el coche solo podría desplazarse en llano, ya que al subir una pendiente aumenta la resistencia y el motor no tendría bastante fuerza para mantener la velocidad, con lo que el vehículo acabaría parándose o yéndose hacia atrás.

El sistema de transmisión de los coches, por medio de las diferentes relaciones de sus engranajes, permite que una misma velocidad de giro del cigüeñal se convierta en distintas velocidades de giro en las ruedas de tracción. En éstas, cuando se disminuye la velocidad de giro, aumenta el par motor. En definitiva, la caja de cambios permite que las ruedas dispongan siempre del par motor suficiente para mover de manera óptima nuestro automóvil. Lo vemos a continuación con una explicación detallada sobre cómo funciona.

Cuál es el funcionamiento de la caja de cambios

Caja Cambios Funcionamiento

Sistemas de transmisión

En el sistema de trasmisión el eje de entrada se conecta con el disco de embrague, cuando el motor está funcionando y el eje de embrague conectado, el eje de entrada trasmite su rotación a través del eje intermediario a los piñones del eje de salida, en esta condición neutral, los sincronizadores y el eje de salida se mantienen estacionarios sin que haya trasmisión del movimiento. Al desconectar el embrague se corta la trasmisión de movimiento de movimiento al eje de entrada. Esto permite conectar por medio del sincronizador el piñón de entrada al eje de salida.

Conectando el embrague se transmite la rotación del eje de entrada a través del piñón intermediario al piñón de marcha lo que permite la rotación a través del eje de salida. La velocidad de giro y el par motor transmitido dependen del engranaje seleccionado. En una caja de 4 marchas el piñón seleccionado más pequeño hace rotar al piñón más grande del eje de salida, obteniendo así la primera marcha con la mayor multiplicación. Con este ejemplo se requieren 3,5 vueltas del eje de entrada para que el eje de salida gire una. Esta marcha permite mayor aumento del par motor.

Piñones

En segunda marcha la rotación se transmite a través del siguiente par de piñones. La diferencia de rotación entre la entrada y la salida es menor, se obtiene una mayor velocidad, pero se reduce el aumento de par, al conectar la tercera marcha la diferencia es aún menor. En cuarta marcha los ejes de entrada y salida se conectan entre sí, obteniéndose una trasmisión directa que hace girar los dos ejes a la misma velocidad sin aumentar el par, en esta condición los piñones intermediarios y los correspondientes en el eje de salida rotan en forma continua pero no transmiten movimiento al eje de salida, con el vehículo en movimiento estas diferentes combinaciones de piñones permiten diferentes diferentes velocidades del eje de salida, en relación a la velocidad del eje de entrada. Cuando se cambia de marcha los piñones deben ser sincronizados para que la marcha se conecte con facilidad.

Caja De Cambios Reparacion Taller

Reparar la caja de cambios.

La caja de cambios suele tener una vida útil tan larga como la del vehículo, no suele necesitar reparaciones si se realiza un buen mantenimiento, es decir, si le hacemos las revisiones necesarias al coche, mantenemos bien el aceite y no forzamos excesivamente las marchas al cambiarlas. 

No obstante, hay una serie de averías a las que ésta puede quedar expuesta. Una de las más comunes podemos detectarla gracias al olor a aceite quemado que desprende, indicativo de que la transmisión se podría estar sobrecalentando. El líquido de transmisión así como la valvulina, no sólo mantienen lubricada nuestra caja de cambios sino que también se encargan de mantener a raya la temperatura de la misma. Algunos modelos incluyen un pequeño radiador para enfriar el aceite ayudando a disipar el calor. Cuando este se avería, o los niveles de líquido son muy bajos, el olor que genera nos deriva al coloquial diagnóstico de caja de cambios quemada.

En caso de que esto sucediera, será necesario comprobar que no se ha dañado ningún elemento y reemplazar el líquido por la cantidad y tipo marcado por el fabricante en el manual del automóvil.

Respecto a las cajas de cambios estropeadas, vamos a ver qué síntomas presentan, a qué puede deberse y cómo podemos solucionar este tipo de fallos. PJ en las cajas de cambios manuales,

los síntomas que nos hablan de un posible fallo en una caja de cambios manual son tres:

1. Bloqueo al intentar cambiar de marcha: Para que no entren dos marchas a la vez cuando conducimos, los bolillos de seguridad bloquean el acceso. Si éstos se desgastan, el eje secundario se quedará atorado ya que las dos marchas activadas lo harían girar a dos velocidades diferentes. Debemos colocar nuevos bolillos de seguridad a nuestra caja.

2. Ruido al intentar meter una marcha: Si detectamos ruidos al realizar el cambio de marchas, lo más probable es que sea un fallo de desajuste del embrague por lo que se recomienda tensar el cable del embrague y ajustar de nuevo el tope para que el desembrague sea completo así como sangrar el circuito hidráulico de mando. También debemos tener en cuenta si el conjunto de sincronizadores está desgastado y sustituir los anillos que sean necesarios.

3. Dificultad para que entren las marchas: En este caso, también es posible que el mando del embrague se haya desajustado y sea necesario retensar el cable como hemos comentado. Si la situación persiste, será necesario lubricar el varillaje de accionamiento del cambio por si se ha desalineado y ajustarlo.

Si la caja de cambios sigue dándonos problemas, podríamos hablar de una avería interna, así que no nos quedará otra más que desmontar la caja y comprobar que rodamientos, piñones y el resto de componentes se encuentran en buen estado y reemplazar los que estén deteriorados.

¿Dónde y quién me puede reparar la caja de cambios?

Si crees que se te ha estropeado la caja de cambios, es una avería lo suficientemente grave para que lleves el coche a un establecimiento especialista en prestar este tipo de servicios. Así que nuestra recomendación sería que lo lleves a Taller Reparar Caja de Cambios MadridAutomovilesyepes.es, quienes te atenderán estupendamente.

Esperamos que este artículo os ayude a detectar una avería a tiempo sin necesidad de tener que reemplazar toda la caja de cambios.

Quizá también te interese leer…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Call Now Button
× ¿Cómo puedo ayudarte?